En la eterna batalla entre las cocinas abiertas y cerradas, los defensores de cada opción argumentan sobre ventajas y desventajas de cada una de ellas. En Cocilady Cocinas sabemos lo importante que es esta parte de tu hogar, y que por eso surgen tantas dudas e inquietudes.  

Por ello, exploraremos ambos enfoques para ayudarte a tomar una decisión sobre cuál es el más adecuado y el que mejor se adapta a tu hogar.

Cocinas abiertas

 

Pros:

Sociabilidad: las cocinas abiertas fomentan la interacción social. Mientras cocinas, puedes conversar con familiares y amigos en la sala de estar o el comedor sin perder de vista la actividad. Además proyectan un espacio más desenfadado, perfecto para picar y tomar algo con la mejor compañía.

Amplitud Visual: la sensación de espacio es una ventaja clave de las cocinas abiertas. Al no haber paredes divisorias, la cocina se integra con otras áreas, creando una sensación de amplitud y fluidez en el hogar, provocando una armonía visual

Luz Natural: la luz natural fluye libremente a través de los espacios abiertos, iluminando tanto la cocina como las áreas circundantes, lo que puede hacer que toda la casa se sienta más luminosa y acogedora, y aumente la eficiencia energética.

 

Contras:

Olores y Ruidos: uno de los principales inconvenientes de las cocinas abiertas es que los olores y ruidos de la cocina pueden propagarse rápidamente por toda la casa, lo que puede resultar molesto durante las reuniones sociales, momentos de tranquilidad, etc.

Mantenimiento: mantener una cocina abierta ordenada y limpia puede ser un desafío, ya que está todo a la vista. Si eres propenso al desorden, dejar para después la limpieza o no tienes tiempo para mantenerla impecable, este diseño podría no ser el más adecuado para ti.

Diseño: un elemento a tener en cuenta son los materiales y la integración de los electrodomésticos. Recomendamos que suelo, pintura,… sigan la estética del resto del espacio, todos los muebles y materiales deberán seguir un mismo estilo o similar, y los electrodomésticos integrarlos con gabinetes. En este caso, recomendamos un espacio limpio y minimalista.

 

Cocinas abiertas: pro y contras

Cocinas cerradas

 

Pros:

Privacidad y tranquilidad: las cocinas cerradas ofrecen privacidad y tranquilidad. Puedes cocinar sin distracciones ni interrupciones, lo que puede ser especialmente útil cuando preparas comidas elaboradas o necesitas concentrarte. Otro caso interesante, es que en caso de visita, si no tienes la cocina impecable, no deberás de preocuparte tanto, ya que al no ser cocina abierta, no se verá.

Control de olores y ruidos: al estar separada del resto de la casa, una cocina cerrada ayuda a contener los olores y ruidos asociados con la preparación de alimentos, lo que permite mantener el resto del hogar más limpio y tranquilo.

Mayor flexibilidad en el diseño: al no depender de la integración con otras áreas, tienes más libertad para diseñar la cocina según tus gustos y preferencias, sin preocuparte por cómo se integrará con el resto del espacio habitable.

 

Contras:

Menor Sociabilidad: las cocinas cerradas crean una barrera física entre la cocina y el resto de la casa, lo que puede dificultar la interacción social mientras se cocina. Si disfrutas de la compañía mientras preparas comidas o comes y tomas algo de manera más informal, como en una barra, este diseño puede no ser el más adecuado para ti.

Sensación de Claustrofobia: el hecho de tener una cocina cerrada, puede dar sensación de agobio a algunas personas, especialmente si la cocina es pequeña y carece de luz natural. Esto puede hacer que el espacio se sienta menos acogedor y confortable.

Menos luz natural: las cocinas cerradas suelen ser menos luminosas, que las cocinas abiertas. Esto puede dar sensación de un espacio mas pequeño y cerrado, además de bajar la eficiencia energética.

 

Cocinas abiertas vs cocinas cerradas


La decisión entre una cocina abierta y una cocina cerrada dependerá de tus preferencias personales, estilo de vida y las características específicas de tu hogar. Si valoras la sociabilidad y la amplitud visual, una cocina abierta podría ser la elección ideal. Por otro lado, si priorizas la privacidad y el control de olores y ruidos, una cocina cerrada podría ser más adecuada para ti. 

Recuerda siempre considerar los pros y contras antes de tomar una decisión final y ¡elige la opción que mejor se adapte a ti!