Emprender una reforma no siempre es fácil. De hecho, la mayoría de las veces lo hacemos porque pretendemos mejorar una zona de nuestra vivienda, pero aún así nos cuesta tomar la decisión. Una de las razones puede ser que no tengamos claro ni por dónde empezar, ni por dónde seguir. Por ejemplo, si vamos a cambiar la cocina o instalar una nueva, nos preguntamos qué muebles elegir, cómo situarlos, qué hacer con las ventanas… Son solo algunas preguntas que podemos hacernos. Hoy vamos a conocer cómo diseñar la cocina perfecta . Perfecta para cada uno de nosotros.

Empezando a diseñar la cocina perfecta

Lo primero que debemos tener en cuenta es la distribución de nuestra cocina. Tomemos nota de estos puntos básicos para empezar con el diseño:

  • Cocinas lineales. Se colocan los muebles en una de las paredes. Una opción para aprovecharla mejor es colocar muebles estrechos en la otra pared, con una encimera a medida. Así tendremos dos zonas de trabajo. Suelen ser cocinas pequeñas.
  • Cocinas en L. Se sitúan los muebles en dos de las paredes, consiguiendo formar una L. Es perfecta para cocinas medianas.
  • Cocinas en U. Los muebles estarán en tres de las paredes. Es una buena elección para las cocinas grandes y las que están abiertas al salón.

Consejos para diseñar la cocina perfecta

Vamos ahora con más consejos para diseñar la cocina perfecta:

Diseñar la cocina perfecta

Elaborar un presupuesto. El primer paso es elaborar un presupuesto. Solo así sabremos cuánto nos podemos gastar. Contemos siempre al menos con un 10% para imprevistos. Es decir, si nuestro presupuesto es de 1.000 euros, gastemos 900 euros y dejemos 100 reservados para lo que pueda surgir.

Meditar. Pensemos qué necesitamos, cuál es la mejor distribución, dentro de nuestras posibilidades qué es importante para nosotros… Si no lo tenemos claro, busquemos asesoramiento profesional.

Diseñar la cocina perfecta

Zonas. Una cocina debe tener 3 zonas diferenciadas, de lavado, de cocinado y de almacenaje.

Triángulo de trabajo. Es necesario tener en cuenta el llamado triángulo de trabajo, que está formado por la nevera, la zona de lavado y la de cocinado. Debe poder trazarse un triángulo entre estas 3 zonas, si lo conseguimos trabajar en ella será mucho más sencillo.

Orden. Una cocina ordenada facilita el trabajo. Cada uno sabe lo que necesita, pero sería bueno premiar la funcionalidad por encima de otros aspectos. Analicemos cuánto espacio de almacenamiento precisamos, y contemos con él. Pero además, tengamos en cuenta lo práctico que resultará tener lo que usamos a diario siempre a mano, no en el fondo de un armario.

Diseñar la cocina perfecta

Electrodomésticos. Dicen que lo barato sale caro. Tengamos en cuenta el consumo energético de los electrodomésticos que elegimos, para que a la larga no nos arrepintamos de haber apostado por una opción más económica, pero con un mayor consumo.

Distancias. Entre los muebles debe existir una distancia frontal de al menos 1,20 metros, para que se puedan abrir las puertas sin que se den unas con otras. La vitrocerámica debe tener al menos 60 centímetros libres a cada lado, y por tanto nunca estar pegada a una pared o a un mueble.

Horno y lavavajillas. Si el horno está en alto será más cómodo utilizarlo. Mientras que el lavavajillas debe estar debajo del fregadero o lo más cerca posible.

Sin duda, consejos muy interesantes.